Cuidado Post-Quirúrgico

Seguimiento Post-quirúrgico

Luego de la cirugía el paciente será seguido en forma periódica por un equipo multidisciplinario que incluye, cirujanos, endocrinólogas-nutricionistas, psiquiatra y médicos generales. El seguimiento por parte de especialistas
de diferentes áreas de la salud nos permite un abordaje mucho más completo y es uno de los factores que indiscutiblemente contribuyen al éxito de nuestros pacientes. Las consultas post-operatorias se realizan semanalmente durante el primer mes, quincenalmente en el segundo mes, luego mensualmente hasta el 6to mes, cada 6 meses hasta los 2 años y luego anualmente.

  • El seguimiento postoperatorio debe incluir evaluaciones quirúrgicas y nutricionales al menos cada 6 meses, y con mayor frecuencia si es necesario, durante los primeros 2 años postoperatorios y al menos anualmente a partir de entonces. »
  • Incluso si los pacientes experimentan remisión de la diabetes, la monitorización del control glucémico debería continuar con la misma frecuencia recomendada para pacientes con prediabetes debido al potencial de recaída.
  • Monitoreo a largo plazo del estado de micronutrientes, suplementos nutricionales y se debe brindar apoyo a los pacientes después de la cirugía, de acuerdo con las directrices nacionales y sociedades internacionales. 

Plan de alimentación después de la cirugía

En las semanas posteriores a la cirugía, su dietista tendrá un plan de nutrición para que lo siga. Esto puede incluir una dieta líquida durante un período de tiempo seguido de una progresión a alimentos blandos o en puré, y eventualmente a alimentos con textura más regular. Mientras se cura en los primeros meses, es muy difícil obtener suficiente líquido. La mayoría de los pacientes reciben una meta de 64 oz o más de líquidos diariamente para evitar la deshidratación, el estreñimiento y los cálculos renales. También necesitará un hábito de por vida con suplementos diarios, que generalmente incluyen: Multivitamina, Vitamina D, Calcio, Hierro y Vitamina B12

Las opciones de estilo de vida saludable brindan los mejores resultados para la salud y la calidad de vida después de la cirugía. Los alimentos ricos en proteínas son importantes, con recomendaciones que oscilan entre 60 y 100 g de proteína al día, dependiendo de sus condiciones médicas, tipo de operación y nivel de actividad. Limitar los alimentos con alto contenido de azúcar agregado (como galletas, pasteles, dulces, jugos u otros dulces) y carbohidratos refinados (panes blancos, pastas, galletas saladas, cereales refinados) puede mejorar sus resultados de pérdida de peso.

Menú