Tratamientos para la Obesidad

La cirugía gastrointestinal proporciona la pérdida de peso más sustancial y sostenible en
individuos con obesidad. Los procedimientos se denominan colectivamente bariátricos (de las palabras griegas baros [peso] e iatrikos [medicina]) o metabólico (cuando el
la intención es la cirugía de reducción del riesgo cardiometabólico) y se encuentran entre los procedimientos gastrointestinales más comunes.

Aunque los procedimientos de cirugía bariatrica y metabólica se utilizan para el tratamiento de la obesidad y la diabetes, es importante hacer una distinción entre la cirugía bariátrica y la cirugía metabólica. La cirugía bariátrica se define como un procedimiento que se realiza para el control de peso, mientras que la cirugía metabólica se define como la cirugía gastrointestinal realizada con el objetivo de tratar la diabetes y el síndrome metabólico. (45)

El síndrome metabólico es un grupo de trastornos que se presentan al mismo tiempo y aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2. Estos trastornos incluyen aumento de la presión arterial, niveles altos de azúcar en sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o triglicéridos.

Tener solo uno de estos trastornos no significa que tienes síndrome metabólico. Pero sí significa que tienes un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave. Y si desarrollas más de estos trastornos, tu riesgo de complicaciones, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas, aumenta aún más.

Los procedimientos quirúrgicos bariátricos causan pérdida de peso al restringir la cantidad de alimentos que puede contener el estómago, causando mala absorción de nutrientes, o mediante una combinación de restricción gástrica y mala absorción.

Los procedimientos bariátricos también a menudo causan cambios hormonales. La mayoría de las cirugías para perder peso hoy en día se realizan utilizando técnicas mínimamente invasivas (cirugía laparoscópica).

La Federación Internacional para la Cirugía de la Obesidad y las enfermedades metabólicas informaron que casi 580,000 procedimientos metabólicos fueron realizados en todo el mundo en 2014. La Sociedad Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica estimó que en los Estados Unidos se realizaron 179,000 procedimientos metabólicos en 2013 y 196,000 se realizaron en 2015. La American Heart Association también reconoce la creciente importancia de estas técnicas (1).

Tratamientos no quirúrgicos

El objetivo del tratamiento contra la obesidad es alcanzar y mantener un peso saludable. Esto mejora la salud en general y reduce el riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la obesidad.
Inicialmente lo ideal es una pérdida de peso modesta: entre el 5 % y el 10 % de tu peso total. Esto significa que si pesas 200 libras (91 kg) y tienes obesidad según los estándares del IMC, solo tendrías que bajar alrededor de 10 a 20 libras (de 4,5 kg a 9 kg) para que tu salud empiece a mejorar. Sin embargo, cuanto más peso pierdas, mayores serán los beneficios.

Todos los programas para la pérdida de peso requieren cambios en tus hábitos alimentarios y un aumento de la actividad física. Los métodos de tratamiento adecuados para ti dependen de la gravedad de tu obesidad, de tu estado general de salud y de tu voluntad de participar en el plan de pérdida de peso.

Cirugía Bariátrica y metabólica

La cirugía bariátrica/ metabólica es el tratamiento más efectivo y duradero para la obesidad severa, lo que resulta en una pérdida de peso significativa y conduce a la mejora, prevención o resolución de muchas enfermedades relacionadas, incluyendo diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca, hipertensión, apnea del sueño y ciertos tipos de cáncer (3) (4).

Menú